El Ministerio de Trabajo presentó un proyecto de ley con el que busca regular el trabajo en casa, no solo para los servidores públicos sino también para los empleados del sector privado. El proyecto de ley, sin embargo, trataría el fenómeno como uno especial, excepcional, u ocasional, y no como una modalidad permanente, pues la regulación del teletrabajo ya existe. La regulación pretende proteger al empleado mientras desempeñe labores desde el hogar, con el fin de prevenir que la carga supere la cantidad de trabajo máximo aprobado por la ley. También presenta los mecanismos disponibles a los empleadores para transitar hacia el teletrabajo permanente, y presenta los derechos y garantías que tiene el empleado y el empleador a la hora de adoptar este método de trabajo excepcional.