LA DESVINCULACIÓN DE UN EMPLEADO POR JUSTA CAUSA REQUIERE MÁS QUE UNA CARTA MOTIVADA DEL EMPLEADOR

La Corte Suprema de Justicia Sala Laboral, en sentencia SL-45472018, radicado 70847 del 10 de octubre de 2018, con Magistrada Ponente Dra. Clara Cecilia Dueñas Quevedo; manifestó que las justificaciones señaladas en las cartas de despido efectuadas por los empleadores, no pueden considerarse suficientes para calificar una desvinculación como justa.

Cuando el trabajador no asiste a su lugar de trabajo, puede considerarse que el abandono del cargo es una causal suficiente para su desvinculación, y por lo tanto, el empleador puede remitir comunicación al trabajador en la cual expresamente deja establecida la causal que lo llevo a adoptar la decisión de despido, de conformidad con el articulo 62 del Código Sustantivo del Trabajo.

No obstante lo anterior, la Corte Suprema de Justicia ha expuesto su punto de vista al establecer que el empleador debe estar en condiciones de probar la ocurrencia de la causal invocada para proceder a la terminación del vínculo laboral con el trabajador, puesto que la comunicación enviada al trabajador invocando la justa causa no surte efectos en la medida en que este elemento probatorio por sí solo, no alcanza a demostrar la existencia de los hechos, razón por la que se requiere que existan pruebas adicionales que puedan acreditar la ocurrencia de la causal aducida.

Para el caso de establecer el acervo probatorio del abandono del cargo, señala la Corte Suprema de Justicia que hubiera sido importante que el empleador pudiera demostrar él envió de al menos una citación a la dirección de domicilio registrada del trabajador, constancias de intentos de localizar al trabajador a través de amigos o familiares y/o ejercer cualquier acción que pueda comprobar que el empleador realizó su mayor esfuerzo por ubicarlo para conocer los motivos que lo llevaron a ausentarse de su lugar de trabajo como por ejemplo la citación para rendir descargos.

En consecuencia, aunque no existe un enunciado taxativo en la ley que mencione los diferentes mecanismos que pueden ejercer los empleadores para lograr demostrar en debida forma el abandono del cargo por parte de los empleados; debe el empleador agotar todos los medios que razonablemente se encuentren a su alcance para hacerlo, puesto de lo contrario, “fallará en la labor demostrativa que le incumbe en el escenario judicial y las imputaciones en las que fundamentó la rescisión contractual quedarán como simples señalamientos sin confirmación”.

Es importante tener presente que las deficiencias probatorias por parte de empleadores en casos como el previamente explicado, conducen a la condena emitida por concepto de indemnización por despido injusto, puesto que los motivos manifestados e invocados para la terminación del contrato laboral no fueron debidamente comprobados y demostrados por parte del empleador.