ESTATUTOS SOCIALES DE LAS SOCIEDADES POR ACCIONES SIMPLIFICADAS PREVÉN ADJUDICACIÓN DE ACCIONES POR MUERTE DE ACCIONISTA

 

Por regla general se considera que los estatutos sociales recogen las normas que rigen el funcionamiento interno de una sociedad, incluyendo los derechos y obligaciones que emanan de los accionistas hasta las funciones de cada uno de los órganos que la integran, sin embargo, es posible considerar que algunas de las disposiciones se tendrán por no escritas en ciertos casos.

La Superintendencia de Sociedades dio respuesta mediante oficio 220-044287 del 10 de mayo de 2019 a la inquietud plantada frente a la posibilidad de que en los estatutos sociales prevean los accionistas, la adjudicación de sus acciones a persona determinada en caso de muerte.

La Ley 1258 de 2008 por medio de la cual se creó la sociedad por acciones simplificada, enuncia lo que el documento de constitución de la sociedad, es decir los estatutos, debe contener como mínimo y adicionalmente, consagra particularidades para este tipo societario. No obstante, las particularidades mencionadas no modifican ni están en contradicción con el régimen de adjudicaciones judiciales o administrativas emanadas de autoridad competente.

No puede desconocerse la normatividad civil relacionada con el régimen de sucesiones y liquidación de sociedad patrimonial consagrada en el Libro Tercero, pues la regulación en    materia de la sucesión por causa de muerte, es autónoma y cuenta con la suficiente independencia para determinar la adjudicación de acciones de una sociedad por acciones simplificada sin dejar de lado las estipulaciones de la Ley 1258 de 2008. Esto en razón a que la Ley otorga derechos a favor de terceros que sobrepasan la estructura de las sociedades mercantiles por ser normas de orden público de la legislación civil y por tanto no pueden ser desconocidas.

De esta forma, es claro que en la liquidación de sociedad patrimonial no prima la voluntad del accionista en la transferencia de sus acciones pues según lo establecido en el Código Civil, las acciones deben transferirse a sus herederos y sobre este derecho no podrán oponerse los accionistas ni intentar ejercer el derecho de preferencia previsto en Ley ni en los estatutos sociales.

Pese a que taxativamente no existe norma legal que mencione lo advertido previamente, no es posible concluir que sea absolutamente discrecional y estén facultados los accionistas para decidir validamente a quien le serán adjudicadas sus acciones en caso de deceso.

Así las cosas, es posible señalar que no se ajustan a derecho aquellas disposiciones contenidas en los estatutos sociales mediante las cuales se determinen procedimientos que faculten la distribución de aquellas acciones en caso de muerte de alguno de sus accionistas debido a que la adjudicación que en su momento se hiciere de las acciones, se rige por disposiciones de carácter civil, de orden público y que no deben hacer parte delas estipulaciones consagradas en los estatuto sociales que son de contenido netamente de naturaleza comercial.