CONTRATOS DE ARRENDAMIENTO SUSCRITOS CON PERSONAS INCURSAS EN PROCESO DE REORGANIZACIÓN

 

La Superintendencia de Sociedades se pronuncio sobre el alcance de los contratos de arrendamiento suscritos con personas jurídicas o naturales que se encuentren inmersas en procesos de reorganización mediante oficio No. 220-051150 del 27 de mayo de 2019.

En primera medida estudio la posibilidad de dar por terminado el contrato de arrendamiento unilateralmente por parte del acreedor cuando el deudor incumpla las condiciones contractuales frente a lo cual manifestó que el artículo 22 de la Ley 1116 de 2006, consagra que a partir de la apertura del proceso de reorganización no puede iniciarse, continuarse ni darse por terminado el proceso de restitución de tenencia sobre bienes muebles o inmuebles con los que el deudor desarrolle su objeto social. Adicionalmente, recordó la prohibición expresa para los administradores en cuanto a la celebración de los pagos, arreglos, desistimientos, transacciones y conciliaciones de conformidad con el artículo 17 de la mencionada Ley.

Sin perjuicio de lo anterior, en caso que el incumplimiento del pago del canon de arrendamiento se genere una vez iniciado el proceso de reorganización, podrá́ dar lugar a la terminación del contrato de arrendamiento, y en consecuencia, quedará facultado el acreedor para iniciar el proceso ejecutivo y el de restitución de bien inmueble arrendado, ante el juez de conocimiento del proceso concursal, tal como lo establece el párrafo segundo del artículo 22 de la Ley 1116 de 2006.

Vale la pena resaltar que si el arrendador y arrendatario de mutuo acuerdo deciden dar por terminado el contrato de arrendamiento suscrito, iniciado el proceso de reorganización, es requisito solicitar mediante escrito motivado al juez del concurso, para que autorice previa y expresamente a las partes dar por terminado el contrato de arrendamiento.

Otra controversia que puede presentarse entorno a los contratos de arrendamiento es la renovación del mismo, especificamente lo relacionado con el valor del reajuste del canon, pues tanto el arrendador como al arrendatario, pueden solucionar cualquier conflicto en ese sentido por procedimiento verbal, de conformidad con lo previsto por el artículo 519 del Código de Comercio, en concordancia con el artículo 22 de la Ley 1116 de 2006, que no prohíbe, ni limita al arrendatario, dentro de un proceso de reorganización, solicitar la regulación de canon de arrendamiento ante la jurisdicción ordinaria. Cuando no sea posible la renegociación de mutuo acuerdo, el deudor podrá solicitar al juez del concurso, autorización para la terminación del contrato respectivo.